Beneficios de practicar fútbol en la adolescencia

Jugar al fútbol tiene múltiples beneficios para la salud, tanto para el cuerpo como para la mente y, por supuesto para las relaciones sociales. Este deporte puede aportar grandes ventajas a cualquier persona, tenga la edad que tenga, pero en el caso de los adolescentes, el impacto que tiene sobre ellos practicar fútbol puede ser muy importante para su desarrollo y crecimiento.

La adolescencia está llena de cambios emocionales por lo que es importante realizar actividades que impliquen esfuerzo, compromiso, sociabilizarse y motivación. Es una etapa donde la persona está desarrollando su personalidad y formar parte de un equipo y compartir con gente de su edad una actividad física puede ser una buena forma de aprender valores y, sobre todo, de ponerlos en práctica.

Y en esta etapa de la vida, los futuros adultos también necesitan actividades que beneficien a su desarrollo físico, ganando resistencia, fuerza y agilidad. El tener que asistir todas las semanas a entrenamientos y partidos establece una rutina sana y dinámica que es muy importante complementar con una alimentación variada y que aporte la energía necesaria para poder rendir fuera y dentro del campo.

¿Cómo beneficia el fútbol en la salud?

El fútbol -al igual que otros deportes de equipo que exigen esfuerzo- es la mejor opción para canalizar emociones y energía en un periodo como el de la adolescencia en el que se producen tantos cambios.

Con este deporte los adolescentes aprenden a comprometerse con su equipo, trabajar conjuntamente y ven los resultados de esto en los logros que consiguen juntos, ya sea ganando un partido o viendo cómo cada vez son mejores jugadores. Por otra parte, practicar fútbol bajo un reglamento les enseña la importancia de tener normas y saber acatarlas.

Gracias al juego en equipo, los jóvenes futbolistas tienen la oportunidad de relacionarse con sus compañeros tanto dentro como fuera del campo, forjando amistades con gente diferente y ampliando su círculo social. El sentido de pertenencia a un grupo ayuda a incrementar las habilidades sociales y genera un impacto positivo en la estabilidad emocional del jugador.

Y por supuesto, no debemos de pasar por alto que el fútbol fomenta la superación personal de los adolescentes, una forma de afrontar los problemas y de llegar a sus objetivos que es aplicable a todos los ámbitos de su vida. Por lo que gracias al fútbol serán capaces de desarrollar una mentalidad positiva que les ayudará a aceptar los fracasos y seguir aprendiendo para alcanzar nuevas metas.

En cuanto a los beneficios físicos, como todo deporte, el fútbol es una actividad física muy completa y muy recomendable para ponerse en forma. Gracias a este deporte pueden divertirse y desconectar del estrés de los estudios, mientras mejoran su estado se salud y se alejan de la obesidad. El fútbol desarrolla grandes grupos musculares por lo que ayuda a mejorar la coordinación motora y amplía la capacidad cardiovascular, facilitando así una mayor implicación con el deporte cuando se pasa a la edad adulta.

Los beneficios psicológicos y físicos que genera la práctica de fútbol en la adolescencia son muy numerosos:  

Beneficios psicológicos

  • El compañerismo, la responsabilidad y el afán de superación ayudan al desarrollo emocional. 
  • Mejora la capacidad lógica, ayuda a pensar rápidamente y a tomar decisiones de manera más ágil.
  • Ayuda a relacionarse con personas de la misma edad, compartiendo juntos el esfuerzo, las victorias y las derrotas.
  • Fomenta la disciplina, la rutina y la competitividad sana.
  • Alivia el estrés, mejorando el sueño y combatiendo posibles crisis de ansiedad o depresión.
  • Impide dedicar un tiempo excesivo a actividades pasivas como ver la televisión, jugar a videojuegos y practicar casi a diario la desconexión digital por unas horas.
  • Mejora el nivel de concentración.
  • Mejora la adaptabilidad a cambios.

Beneficios físicos

  • Mejora el estado de salud de forma general, la condición física y ayuda a su mantenimiento.
  • Reduce el riesgo de obesidad y previene enfermedades del corazón.
  • Ayuda a bajar la presión arterial y el colesterol.
  • Fortalece los músculos y aumenta la resistencia física.
  • Estimula la coordinación motora mejorando el equilibrio, la fuerza y la buena postura corporal.
  • Ayuda a oxigenar la sangre y aumenta la capacidad cardiovascular.

Teniendo en mente todo lo que implica jugar a fútbol, ¿qué mejor plan que apuntarse a la próxima edición de nuestro torneo? Es una gran oportunidad para vivir la experiencia de practicar fútbol dentro de una competición internacional, al mismo tiempo que se fomenta la convivencia de los jugadores con jóvenes de diferentes nacionalidades, participando en actividades de ocio y entretenimiento. Una forma de vivir el fútbol mucho más intensa, profesional y que aportará grandes momentos de diversión, compañerismo y desarrollo físico y personal. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio