¿COMPETITIVOS O RESULTADISTAS?

“Con el tiempo me di cuenta que había jugadores que sin que nadie les motivara, luchaban cada pelota y no se dejaban superar. Se enojaban con ellos mismos si perdían y eran muy exigentes con el esfuerzo de los demás.

Desde ese entonces yo divido en 1) jugadores con mentalidad competitiva y 2) jugadores resultadistas.

No estamos hablando de buenos o malos. Porque entonces la pregunta sería ¿Qué es ser un buen o mal jugador a los 10 años? Pero por ahí no va.

Los primeros ya lo dije. Son los que todo entrenador desea encontrar. Porque no es cuestión de aptitudes sino de actitudes ante los problemas. Podrán ser limitados técnicamente, pero esa disposición y entrega los hace alcanzar otro nivel.

Los jugadores resultadistas, por el contrario, solo los motivan los partidos ganados. Si dan un gran partido (pero no ganan) ni siquiera se dan cuenta y se van enojados. A los resultadistas les importa más ganar en la mesa porque un jugador del equipo contrario, trae calcetas de un color diferente al de los demás.

También me di cuenta que a los jugadores con mentalidad competitiva no se les pueden cortar las alas. “Dile que ya no meta más goles.” Eso es imposible.

Mejor si acaso, que juegue con la pierna inhábil, colocarlo de defensa o cualquier otra cosa donde se siga sintiendo con la necesidad de dar el 100%.

Conclusión:

Si a un jugador con mentalidad competitiva lo limitas, luego no te preguntes ¿Por qué se estancó?

Vuelve al inicio